25/9/12

Padre Peralta: "Exorcicé una mierda"

El Padre Peralta es un veterano en esto de los exorcismos. Ya en 1948, con apenas 20 años y recién ordenado sacerdote, salvó a una perrita llamada Maite de la posesión de un ser del inframundo. "Y encontré en eso mi vocación" nos confiesa hoy el exorcista, tras miles de vidas salvadas gracias al poder que el Señor le ha dado."He visto cosas que no creeríais" nos cuenta emocionado. "Una vez tuve que jugar al dominó contra un demonio. Si ganaba yo, abandonaba el cuerpo, y si perdía se quedaría mi alma y mi cuerpo sería devorado por la podredumbre y los gusanos. Jugamos la partida y le gané, pero entonces me dijo -¡No, no, es al mejor de tres!-, y lo volví a ganar y volvió al infierno. En mi pueblo siempre jugamos a tres, así que no me supuso ningún problema".

"Otra vez me llamaron para que ayudara a un pobre hombre que llevaba seis días sin poder ir al baño. Tenía un tapón y por más fuerza que hacía, no había manera. Entonces llegué yo, lo senté en el retrete, y hablándole al contenido de su sistema digestivo dije:


 -¡En el nombre de Dios, sal de este cuerpo!-

 y salió. Mano de santo. Esa experiencia tuvo un gran impacto en mi carrera, ya que por primera vez podía ver con mis propios ojos aquello que había expulsado, y eso me dio una gran satisfacción."

"Desde entonces, siempre que surge la ocasión, me ofrezco a ayudar en casos similares. Como la mujer a la que se le atascó un gran pene de goma en una de sus cavidades, o la familia que comió carne cruda y tuvieron todos solitarias en su interior. O el señor que tenía el feto de su hermano gemelo no nato en su abdomen y que estuvo a punto de morir porque empezó a crecer y claro, le hacía daño. Suerte que llegamos Dios y yo y conseguimos que lo sacara entre vómitos. Ser exorcista es como ser el chófer de Dios. Lo llevas allá a donde vas, aunque ya esté allí".

Tras todos estos años de ayuda humanitaria al prójimo, el Padre Peralta ha publicado el libro "Sacando lo que llevas dentro: memorias de un exorcista", publicado por Ediciones Sir Mortimer. "En el libro cuento todas estas historias y muchas más, como cuando en el 62 se me apareció Satanás en mi dormitorio y me pidió de rodillas que parara por favor. Le dije que no, que me gustaba mi trabajo y que no iba a parar. Entonces me empezó a ofrecer cosas, me dijo que si quería un iPad, que era una cosa que en aquél momento no servía para nada pero que en el futuro lo iba a petar porque llevaba un dibujo de una manzana, pero le dije que no. Al final se fue y me dejó dormir, pero perdí una hora de sueño muy valiosa, cosa que me hizo odiar aún más al Diablo".

1 comentario:

  1. Acabo de recuperar la fe en el señor.
    ALABADO SEA!!

    ResponderEliminar

Opine aquí, amado lector, sobre lo narrado arriba.